AQYN, nº 2: la corporación + no escuches a Ximena Sariñana

miércoles, 11 de enero de 2012 2 comentarios


Click en la imagen para ampliar -y llevar-

la corporación 

muerto el entusiasmo público
por unirme a hombres de buena familia
ahora me presentan
buenos trabajos
me invitan a mudarme al ejemplo de mi padre

me voy a unir a aquello que me espera
ese vacío de productividad que me reclama
el cubículo frío que me necesita
mi escritorio en ele para presumir
artículos de oficina de diseño alemán

basta de mí
basta de él
pasé tres años buscando el amor
y dos más intentando una vaina semejante
usé el tiempo suficiente
pero encontré erecciones y payasadas
me aburrí
y renuncio
debo salvarme en el salto emocional
de ser la hija de alguien
a ser la mujer de alguien

ahora quiero ser
la empleada de otro
un rectángulo
ubicado en el centro del organigrama
quiero compartir el baño
con falsa confianza antes de cerrar la puerta
y asco
entre paredes de dos por dos
sueño con acudir al logo como patria
porque una corporación no te abandona
te chequea el corazón
te desparasita
te entrega dos pastillas
y hace un recordatorio general para la segunda dosis

una corporación
se ocupa
maravillosamente
de todo
hace descuentos en todos tus pagos
te tranquiliza con el ahorro espontáneo
oferta un buen sueldo
engordado en beneficios
que ayudará a olvidarme de ti
de mí
también de otros

me gusta pensar en la corporación
_como un fenómeno del colectivismo
si decido parir
habrá un babyshower
para mis hijos
habrán campamentos
disfrutaré de un gimnasio gratuito para desaparecer
los trescientos cambúres que se me antojaron
allí
no hay desamparo
las secretarias preguntan por tu niño
con esa frecuencia y venia paternal que a veces falta

mi disponibilidad es completa e inmediata
es casi una concesión de todos los derechos
claro que pueden llamar de madrugada
decirme qué voy a almorzar todos los días 

prometo no ser la primera en marcharme
prometo aprender todos los nombres
adorar a los habladores de nada
repetir las anécdotas con puntería humorística

si me sospecho al borde del colapso
patearé algo
inofensivamente
y envejeceré allí,
ignorando cómo mi vientre topa el borde del escritorio
iré avanzando a la posición central en la foto del departamento
quiero ese aprecio que no pregunta mucho
pero llena los funerales y deja una corona con banda escarchada

amigos y compañeros
no se culpen
es difícil acertar con la miseria ajena
y la pérdida de esperanzas puede ser siniestra
pero es mutua.


no escuches a Ximena Sariñana

soy una chica 
y al lado 
un corazón roto 
me he sacado el corazón 
porque está roto 
pero además 
porque tenía mucho tiempo ya con ganas de ser una chica 
si te gusta la chica 
tienes que aceptar el corazón roto 
es que no puedo dejarlo aquí 
¿ves? 
en la mesita de noche 
en el porta vasos de la butaca de cine 
en la guantera 
lo he pensado mucho 
pero 
no puedo dejarlo 

porque está roto.

2 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada