AQYN


No sé cómo me voy a llevar con esto en sus puntos intermedios. ¿Temes cuando no sabes cómo terminará algo? ¿Qué se siente entonces cuando sabes como terminará? Porque se parece y este poemario, AHORA QUE YA NO se escriben cartas, ya está escrito. Este blog se va a acabar en algún momento, pronto. El jefe, David Parra, es el único, quien tiene el librito final. Hay quienes tienen los poemas. Leo Felipe Campos los tiene casi todos porque me encontró con ellos. Lo que él tiene parece revuelto por gallinas. Disculpa, Leo Felipe.

Esta explicación va a tratar de la pose y la postura, que es lo que me obsesiona ahora en mi deseo de hacer algo -o más- con la web 2.0 y la poesía. Lo aclaro porque hay controversia con el formato y genera escozor la sobreexposición -que algunos consideran reprochable- a la cual se somete el autor de un blog. Yo, repito, no solo me siento naturalmente volcada a compartir contenido propio o ajeno en blogs y redes sociales sino que siento la necesidad de hacerlo, por la democratización de los espacios, porque la producción debe acercarse a los demás y no esperar por nada ni nadie. No lo hago para revelarme contra lo -que se (auto)cree- establecido ni para hacerme de una pseudo fama, porque he blogueado desde el 2006 y no he probado la -supuesta, posible- fama de la que aún (sí, en el 2011) es posible convencer a un grupo de gente que no lleva blogs y, por ello, no entiende lo complicado que es lograr un solitario comentario.
Cuando yo uso mis fotos, mi Facebook y mi cuenta de Twitter para hacer o comunicar lo que escribo, es porque estoy elaborando un mensaje absolutamente congruente o sincero con lo que yo quiero hacer como creadora. Esto no es roquestarismo sino mi banco de señas, letras e imagenes.
Por eso este espacio está separado de Todo es violeta y se desarrollará en otras formas.
Un asunto es la postura y otra vaina es la pose. La pose se desconoce a si misma y si la pierde una vez, la pierdes para siempre. La postura es tuya. Es una maña, se pega a ti. Te define. Te tuerce o te endereza. Se autorrespeta y se padece. De señorita, te mandan a caminar derecha, a cruzar las piernas, a no subir los pies a la mesa del centro y te aprendes las poses pero sabes cuál es tu postura. Dónde y cómo es que tu cuerpo y tú se acomodan felizmente.
Algunos necios no vamos a soltar nuestra postura para posarle a otros.

AHORA QUE YA NO se escriben cartas no es un blog, es un proyecto que se acomodó en este espacio. La idea es entregarles el poemario en videos y entregas descargables y, al final, regalar el librito en formato .PDF. Este poemario comencé a escribirlo en marzo y acabo de terminar con él, en diciembre de 2011. Tengo también la buena voluntad de editarlo. Sí, de imprimirlo y venderlo. Quiero vender el libro y comenzar un proyecto editorial con Ácracia pour les porcs pero una cosa no se auxilia en la otra. Independientemente de que yo venda o no mis libros, quiero editar a los otros poetas de blog que se han hecho lecturas importantes para mí. Vamos a ver cuánto auxilio puede darme Jesús para que eso ocurra.
Así mismo.
Y es que yo trabajo, entre otras gentes, para evangélicos y ellos son quienes pagan lo que - creo que- vale mi trabajo. Parte de ese dinero me lo voy a gastar en (mi) rock, (mis) libros, y zapatos hermosos.
Bueno, lo voy a invertir
en mi felicidad que no suma ni resta.

Mientras todo eso ocurre -o confiamos que así sea-, mi blog matriz, Todo es violeta, seguirá vivo. Como una anciana, a veces dirá algo y quizás, no sé, se preste a una resurrección futura.

Aprovechen lo aprovechable,
y como diría Faustino Oramas: “Cuidao con el perro que muerde callao”

Bienvenidos a AQYN.

Maily Sequera
diciembre, 2011