Excusas


Me han dicho -qué se yo si siempre llego tarde-, que en presentaciones de libros, bautizos digamos, el autor ofrece unas palabras a su público invitado, dedica un agradecimiento a sus padrinos y habla de su nueva obra. Incluye motivaciones, anécdotas, algún dato del que pueda presumir; hay una risa general, aplausos, murmullos y, así, se va la noche. Mi experiencia y mis ganas son diferentes. Las dos veces que he editado una obra, que no han sido libros sino discos, escribo una lista de nombres bajo el título de "agradecimientos". Es súper cómodo y lindo, además de necesario. No lo hago por agradar, lo hago porque siento ganas de agradecer pero, la vida me ha enseñado algo: uno nunca es demasiado hábil para dar las gracias. La humanidad inventó las notas a mano, botellas de alcohol, dulces, lapiceros y artículos de cuero, porque las palabras siempre son torpes, algo se omite. Quien encuentra su nombre en los agradecimientos de una obra, compara el agradecimiento que ha recibido con el de otro involucrado. Se desmerece a éste y luego a él mismo. Es un problema. La lista es práctica, es estimulante, imaginativa, cumplida. Todos los agradecidos ven la gran lista y asumen una perspectiva más realista de la situación - o de ellos mismos, si quieren leerlo así- y quien termina siendo agradecido porque usted le haya dado las gracias, es usted mismo. En la última oportunidad que tuve de redactar una lista de nombres para agradecer, recurrí al recurso de ordenarlos alfabéticamente. Curarse en salud, le dicen.

AHORA QUE YA NO se escriben cartas tiene una lista de agradecimientos y de excusas que no serán expuestas porque quiero dar las gracias a todos sin decir por qué lo estoy haciendo. Algunas inclusiones en la lista que sigue podrían parecer sarcásticas, inmerecidas, un arranque de locura, histeria o síndrome premenstrual, -tal vez- una especie de súplica o disculpa para revertir situaciones sociales o emocionales con las que -sépase- yo estoy perfectamente cómoda. La inclusión o exclusión de quien se encuentre o no acá, solo intenta contrariar esa maña burguesa, poco realista, de dar las gracias solo a los bondadosos. Considerando las consecuencias prácticas y exitosas que tiene cualquier desastre, torpeza y mala intención, sobre todo en la vida de quienes tienen la intención de escribir, yo quiero dar las gracias a todos por quienes la posibilidad y el oficio de escribir es maravilloso:

Aarón Almeida Holmsquist, Adal Ramones, Alfonsina Storni, Andi Arias, Andrea Echeverri, Andrea Mineko, Andrés Royer, Aquiles González, Billie Holiday, Camilo De Sousa, Carlos Quevedo, Carmen Chazzin, Celia Cruz, Charles Mingus, Concha Buika, Daniel Arzola, Daniel Pratt, David Parra, Diego Blanco, Eddy Pamieri, Eleonora Requena, Elis Regina, Elio Casale, Emira Rodríguez, Enrique Bunbury, Érica García, Estrellita, Gabriel García, Gabriel García Márquez, Gabriel Torrelles, Génesis Sánchez, Gerardo Carvajal, Geraudí González, Ginger Miel, Hanni Ossott, Héctor Torres, Horacio Quiroga, Ibraim Ferrer, Idea Vilariño, Ismael Rivera, Iván Corona, Iván Ferreiro, Jeanfreddy Gutiérrez, Jesús Armando González, Jhoerson Yagmour, John Galán Casanova, John Manuel Silva, Jordi Gene, Jorge Drexler, Juan Miguel Rojas, Juan Sequera, Julio Cortázar, Kenny Pérez Lugo, Keyla Holmquist, Kira Kariakin, Leo Felipe Campos, Lila Downs, Lorien Sequera, Luis Armando Arreaza, Luz Marina García de Sequera, Márgara Russotto, María Fernanda Sequera, Maria Rita, Marianne Díaz Hernández, Miguelángel Torrealba, Miyó Vestrini, Narvis Bracamonte, Natalia Lafourcade, Néstor Mendoza, Nicanor Parra, Oscar '33' Hernández, Pedro Varguillas, Reinaldo Arenas, Rey Barretto, Rita Valdivia, Roberto Roena, Rois Abreu, Santiago Acosta, Susan Urich, The Beatles, Victor Manuel Pinto, Violeta Parra, Will González, Willy Mckey, Yojaly Hurtado Echarry y Zeca Pagodinho.

Sí, en orden alfabético.

Gracias.